Artículos
Mayo 2003


 

 



Productos
Dentsply


X-Flow

Enhance

Xeno III

PoGo

Cavidades mínimamente invasivas tratadas con X-Flow

Dr. D. Manuel Cueto Suárez
Profesor asociado Facultad de Odontología Universidad de Oviedo
Práctica privada restringida a Estética Dental. Oviedo


Después de disponer durante mucho tiempo de resinas compuestas de una sola consistencia han aparecido en el mercado las condensables y casi a la vez las fluidas. Éstas han venido a facilitar con total éxito el tratamiento de lesiones cariosas de distintos tipos.

Aunque su porcentaje de relleno no es como el de sus progenitoras convencionales, no por ello dejan de ser útiles a la hora de restaurar dientes con lesiones cariosas de distintos tipos. No debemos pensar que son materiales deficientes, sino que son materiales con otras indicaciones y modo de empleo.

Los composites fluidos presentan ventajas de aplicación en lesiones como, las restauraciones preventivas de resina (R.P.R), clases III pequeñas, clases V y como fondo cavitario en todo tipo de obturaciones. También son útiles en la reparación de composites antiguos (márgenes defectuosos o poros), obturaciones de márgenes coronarios deficientes en prótesis fijas antiguas mal ajustadas que el paciente no puede o no quiere sustituir, e incluso como cemento para restauraciones de cerámica sin metal como son las carillas o las incrustaciones.

Caso Clínico

A través de un caso clínico mostraremos como se puede y debe usar X-Flow (Dentsply). La paciente del caso que presentamos tenía varias caries interproximales: una clase V en el cemento mesiogingival del 2.1 (fig. 1), otra en distal del 2.2 y por último una distal del 2.3 (fig.3).

Fig 1. el caso inicialmente. En esta foto apreciamos la lesión, en cemento, de mesial de 2.1 Fig 2. Desde este ángulo observamos una ligera opacificación del color en distal del 2.2 que se corresponde con la lesión cariosa. Fig 3. ver el acceso a las caries de distal del 2.3. En mesiogingival del 2.1 podemos ver la cavidad desde su acceso palatino.

Abertura y conformación cavitaria:

El acceso a la cavidad debe de ser siempre desde el lugar que sea más fácil para el operador por un lado, y, por otro, deberemos de tener en cuenta a qué superficie, vestibular o palatina, está más cerca la lesión cariosa. Teniendo esto en cuenta, decidimos abordar la lesión del 2.2 desde vestíbulo (fig. 4) y desde palatino, la del 2.3 (fig. 3). En el caso del 2.1 el abordaje afectará a las dos paredes debido a la extensión de la caries.

Una vez seguros de que hemos eliminado la caries, y para ello utilizamos el Caries Detector (Kuraray. Okayama, Japón) (fig. 4) debemos de alisar los márgenes de la cavidad con la cabeza EBA, cuyas fresas diamantadas nos permiten trabajar en espacios interproximales mínimos sin riesgo de lesionar los dientes adyacentes.

Los biseles que circunvalan la cavidad se realizan con las mismas fresas oscilatorias que usamos en el área interproximal y con fresas diamantadas, en alta velocidad, en los márgenes accesibles (Fig. 5).

Fig 4. En cavidades pequeñas como estas el chequeo de las zonas cariosas es muy difícil, pero el detector de caries nos lo hace muy ostensible como podemos ver es esta imagen. Fig 5. La utilización de un afresa Cavishape (Intensiv, Suiza) con la cabeza EBA nos permite terminar y biselar los márgenes cavitarios sin lesionar el diente vecino Fig 6. Aplicación con pincel del Xeno III, puesto que el convencional aplicator tip es excesivo para penetrar en la cavidad. Obsérvese como protegemos el diente vecino durante esta maniobra.

Procedimiento adhesivo

Para este menester el adhesivo autograbador Xeno III (Dentsply) nos va a simplificar la tarea, puesto que tras su aplicación durante 20 segundos (fig. 6), seguidos de un soplado para eliminar los excesos, sólo es necesario fotopolimerizar 10 segundos. De este modo el grabado y posterior secado de la dentina son innecesarios y se reduce, por tanto, la sensibilidad a la técnica que tienen todos los adhesivos que necesitan un cierto grado de humedad para que el colágeno no se colapse.

Obturación de la cavidad

Con una banda Mylar ubicada interproximalmente procedemos a inyectar X-Flow en la cavidad.

La punta de la compula la doblaremos con la ayuda de un mosquito para facilitar el acceso a la cavidad (fig. 7). También tendremos buen cuidado de no introducir burbujas en la restauración y para ello introducimos la punta metálica hasta el fondo de la cavidad y según vamos extrayendo el composite, vamos retirándonos hacia la superficie.

Ahora polimerizamos durante 20 segundos y retiramos la matriz.

Terminación y pulido

Las rebabas que nos hayan podido quedar las eliminamos groseramente con un bisturí del nº 12. Para terminar de conformar la superficie externa de la restauración utilizaremos un disco Enhance (Dentsply) (fig. 8) que nos va a permitir obtener una superficie regular y lisa, pero sin brillo. Para obtener éste usamos el disco PoGo (fig. 9) de este mismo fabricante y disfrutaremos viendo como con pocos movimientos giratorios el brillo aparece en nuestra restauración.

Fig 7. Inyección del X-Flow en la cavidad. Véase como hemos doblado la punta de la compula para facilitar la inserción del composite en la cavidad Fig 8. Recontorneado el composite con un disco Enhance.
Fig 9. Con el PoGo a baja velocidad y movimientos rotatorios obtendremos rápidamente el brillo que deseamos. Fig 10. Vista frontal del caso terminado

Arriba   Volver

 
 
 
 
 
 

Copyright 2007 ® DENTSPLY España y Portugal